¿Qué es lo que realmente saben los investigadores paranormales?

Como cualquier otro tipo de investigación que se precie de ser seria, la investigación paranormal llevada a cabo por profesionales implica un minucioso proceso de exploración, indagación, documentación, descubrimiento, registro, filmación, recolección y revisión de evidencias. Los investigadores de fenómenos paranormales deben saber cómo realizar una investigación de campo seria, garantizando que los datos, imágenes y muestras recogidas puedan considerarse fidedignas y sin alteración humana de ningún tipo.

Una vez concluida la investigación de campo, que incluye la recogida de potenciales evidencias, se da inicio a una segunda fase que consiste en el examen metódico y minucioso de los registros visuales, sonoros y de cualquier otro tipo obtenidos en el lugar investigado.

De forma que este tipo de investigaciones de fenómenos extraños o misteriosos, si asumimos que son conducidas por un equipo de profesionales, deben estar sujetas a cánones y normas a las que están acostumbrados los profesionales de las ciencias forenses.

A pesar de lo anterior, lo cierto es que las investigaciones paranormales no son consideradas una disciplina válida por la comunidad científica, que las califica de pseudociencia. Esto acarrea como consecuencia que los conocimientos, técnicas y prácticas de los investigadores de lo paranormal no sean estandarizadas ni universales, a pesar de los esfuerzos que han hecho distintas asociaciones al respecto.

Es importante aclarar aquí que los investigadores paranormales no son médiums, espiritistas ni psíquicos. paranormal investigatorsSon personas comunes y corrientes que han dedicado buena parte de su vida a la investigación de estos fenómenos mediante métodos “científicos” con el fin de hallar evidencias demostrables.

Además de saber usar los equipos de investigación de forma adecuada y saber qué razones perfectamente explicables pueden alterar sus muestras, los investigadores de fenómenos paranormales saben que deben tener una actitud de respeto hacia las supuestas entidades que puedan estar rondando un lugar determinado. En este sentido, el investigador debe saber qué cosas podrían molestar a dichas entidades para así evitar cualquier efecto indeseado.