Los extraterrestres: encubrimientos, negaciones y mentiras

El estudio de los supuestos alienígenas o seres extraterrestres entraña una historia de misterio y aparentes mentiras por parte de las autoridades. Desde el incidente Roswell en 1947, la actitud adoptada por el ejército y el gobierno estadounidenses siemExtraterrestrialspre fue muy cautelosa, como cabe esperar. Según muchos ufólogos, los gobiernos de todo el mundo han encubierto hechos y evidencias sobre la existencia de seres extraterrestres.

Debemos tener en cuenta, en todo caso, que le ufología no es considerada una disciplina científica, sino más bien una pseudociencia. Los llamados ufólogos se encargan de estudiar, investigar y contrastar la veracidad de testimonios y supuestas evidencias de fenómenos que tienen que ver con seres extraterrestres: visitas, abducciones, avistamientos, “círculos de las cosechas”, etc. Sin embargo, hay que admitir que, a veces con demasiada frecuencia, los ufólogos se muestran excesivamente convencidos sobre la existencia y el contacto con extraterrestres.

El contacto con los extraterrestres puede ser una experiencia alucinante para algunos, dejando traumas en algunas personas o enormes fortunas en otras. Cuando un jugador apuesta en alguna de las máquinas tragamonedas temáticas espaciales o de extraterrestres en Mummys Gold su experiencia se resume en algo fuera de este universo.

El motivo por el cual las autoridades políticas y científicas niegan o “encubren” los supuestos “contactos del tercer tipo” se debe probablemente al hecho de que, antes de siquiera considerar que eventos de tan grandes consecuencias puedan estar ocurriendo realmente, se hace necesario evaluar todas y cada una de las aristas del problema y, si es posible, comprobar minuciosamente que los eventos puedan ser realmente serios y que no se trate de equivocaciones, falsas alarmas o engaños.

Los políticos y científicos tienen una gran responsabilidad ante el público. Desde mediados del siglo XX, en los Estados Unidos se llevaron a cabo varios proyectos oficiales para el estudio de las supuestas evidencias de incidentes con extraterrestres. El objetivo de estas misiones era, en principio, tratar de determinar si estas supuestas aeronaves representaban algún peligro para la seguridad nacional (recordemos que era la época de la Guerra Fría). El Proyecto Grudge, iniciado en 1949, analizó 244 casos. Se determinó que en el 32% de los casos se trataba de avistamientos de objetos astronómicos, el 12% eran globos meteorológicos, y el 33% engaños o descripciones muy vagas. El 23% restante se catalogó como “desconocido”. El posterior proyecto Libro Azul examinó 12.581 informes de OVNIs desde 1952 hasta 1969.