Historia de la ufología: ¿Hechos, ficción o fantasía?

Aunque ya se habían registrado ciertos objetos voladores extraños con anterioridad, podríamos decir que la historia moderna de los avistamientos de Objetos Voladores No Identificados (OVNIs) comienza en el año 1947, cuando ocurrió el famoso incidente Roswell en Nuevo México, Estados Unidos. El día 10 de julio de ese año, un supuesto OVNI se precipitó a la Tierra y dejó restos de materiales que fueron recolectados para su análisis, lo cual fue el inicio de un largo debate sobre la autenticidad del hecho. El gobierno y las fuerzas armadas estadounidenses siempre negaron la posibilidad de que se tratara de un OVNI, y explicaron que el objeto que cayó a tierra era un globo meteorológico.

Posteriormente las autoridades revelaron que lo que se había estrellado en Roswell era un globo que formaba parte del “proyecto Mogul”, destinado a examinar la actividad nuclear de la URSS.

En la década de 1950 se reportó un gran aumento en los avistamientos de supuestos OVNIs, sobre todo en Francia y España. En España se avistaron unos 100 solo en marzo de 1950.

Tras la Segunda Guerra Mundial, con el aumento de los avistamientos, el gobierno estadounidense comenzó a preocuparse por el asunto, temiendo que los objetos pudiesen ser naves construidas por los soviéticos a partir de tecnología alemana capturada durante la guerra. Se creó un instituto para investigar estos asuntos, pero ya para 1969 el gobierno norteamericano había desechado por completo este proyecto al no haberse encontrado evidencias significativas.

En 1978, en el marco de la 33a Asamblea General de las Naciones Unidas, se aceptó que los OVNIs eran una cuestión válida para ser debatida.

La historia de la uufologyfología está repleta de bulos y timos, como el del vídeo de la “autopsia a un extraterrestre” que se hizo famoso en 1995. Los ufólogos profesionales se encargan precisamente de contrastar la veracidad de las evidencias encontradas.